store locator
Elija una zona geográfica
Elija un idioma

En el umbral del siglo XX, un ingeniero de origen británico llamado James Marshall decidió obsequiar a su mujer con el regalo más preciado de todos: una noche de descanso sublime. El uso pionero de muelles de acero ensacados individualmente para su colchón creó un nivel incomparable de confort, convirtiendo a Vispring en sinónimo de lujo.

vispring-history
Vispring-history
vispring-history
1912_3
natural-fillings-mattresses
old-bed-vispring
2009
queen-elizabeth-vispring
Vispring-philosophy

James Marshall es un ingeniero inglés que trabaja en Canadá. Al caer enferma su mujer, crea para ella un sistema de sujeción fabricado a mano, con muelles envueltos en muselina cruda, acolchado con pelo de caballo y capitoné exterior. Los muelles, ya usados en sillas y divanes, nunca antes se habían introducido en saquitos e integrado en un colchón.

John Nolon y Frederick James deciden promocionar el revolucionario colchón Marshall en Gran Bretaña. Al no poder convencer a los fabricantes locales de que adopten la idea, optan por comercializar los colchones Marshall por sí mismos. Se crea la Marshall Sanitary Mattress Company en Londres el 24 de septiembre de 1901. Con ello, empieza la historia Vispring.

La empresa adopta el nombre y el logotipo Vispring. Durante los últimos años, ha empleado la imagen de una liebre —símbolo de la resistencia y elasticidad de sus muelles—, combinada ahora con el número romano VI: se trata de una sutil referencia al hecho de que en este momento se emplea un muelle de seis vueltas en el interior de cada saquito.

La comodidad a medida de los colchones Vispring atrae a prestigiosas compañías navieras en boga. La White Star Line, tras equipar en 1911 con colchones Vispring a su buque insignia, el Olympic, recurre una vez más a la empresa para equipar a su hermano, el Titanic: cada una de las 39 suites y de las 350 cabinas de primera del buque se completan con colchones Vispring.

Vispring empieza a incluir el algodón puro como relleno para sus colchones. La empresa siempre ha insistido en emplear únicamente materiales naturales, pero hasta ahora solo se había empleado el pelo de caballo para el relleno. A partir de ahora, la gama se amplía para incluir materiales cada vez más lujosos, como la lana de Shetland, la seda y la cachemira.

Vispring lanza el primer diván del mundo con muelles ensacados —el Vibase— como compañero perfecto para sus icónicos colchones. La combinación de diván y colchón Vispring todavía ofrece el mejor descanso natural a día de hoy.

Vispring inaugura una alianza con Princess Yachts, el astillero de yates de lujo con sede en Plymouth. A lo largo de su historia, Vispring se ha asociado con navíos legendarios, como el Mauretania o el Queen Elizabeth II. Para esta nueva colaboración, Vispring se sirve una vez más de su maestría en la fabricación a medida para crear las camas de cada una de las cabinas individuales de los yates, respondiendo a los deseos de sus clientes.

Vispring recibe el altamente valorado Queen's Award for Enterprise. Este premio, creado por Orden Real, distingue a las empresas que sobresalen en los ámbitos de comercio internacional, innovación o desarrollo sostenible. La ceremonia de presentación es un momento que llena de orgullo a todo el personal de la empresa.

Dotado de una nueva identidad visual, Vispring continúa su expansión por el mundo. Con unos 500 distribuidores en 35 países de los cinco continentes, ofrece noches de perfecto descanso a más personas que nunca, al tiempo que sigue fabricando camas a mano y a medida, como en los tiempos de James Marshall.

Lo mejor de Gran Bretaña

Vispring, profundamente comprometida con la excelencia y la artesanía, personifica la distintiva elegancia británica.

history-vispring
manufacture-vispring

Nuestras camas combinan proeza técnica y personalización, dignos de la sastrería de alto nivel. Son el fruto de una búsqueda incesante de la mayor calidad y del respeto duradero por la fabricación tradicional.

Hasta hoy siguen siendo el estandarte internacional de la comodidad y sofisticación.

Han honrado las cabinas de primera clase de legendarios transatlánticos —como el Titanic y el Queen Elizabeth II— y las suites de los hoteles más lujosos del mundo, como el Park Lane y el Savoy de Londres.